La red corporativa en 2020: gestión cloud, redes autónomas y Wifi-6

Fecha: Vie, 31/01/2020 - 13:24 Fuente: Por José Carlos García, Ingeniero de Soluciones, Extreme Networks

2019 ha sido para muchas empresas un año lleno de retos, incluso turbulento para muchas de ellas. La presión hacia transformación digital, las tecnologías emergentes y el aumento de las amenazas cibernéticas han causado muchos problemas de gestión TIC. El año 2020 no va a ser tampoco fácil en este aspecto, habrá que hacer muchos equilibrios, pero aquellos que consigan hacerlo bien, estarán mejor preparados para abordar los retos de 2020 y más allá

La red corporativa en 2020: gestión cloud, redes autónomas y Wifi-6

José Carlos García, Ingeniero de Soluciones, Extreme Networks

Imagen cortesía de Extreme Networks

Teniendo esto en cuenta, ¿cuáles son las principales tendencias de red para 2020, y de qué deberían ser conscientes las empresas para impulsar el crecimiento al tiempo que siguen siendo seguras?

Entornos Cloud, Multi-Cloud y gestión desde la nube
La nube y los entornos “multi-cloud” han tenido un importante impacto en las redes corporativas y continuarán teniéndolo en 2020: de hecho, el mercado global de “cloud computing" superará los 200 mil millones este año. Las implementaciones de nube híbrida serán más frecuentes. Para poder desplegar soluciones de nube híbrida, es necesario disponer de soluciones de administración y visibilidad de red que soporten tanto despliegues en la nube como despliegues “on-premise”. Lo ideal además es que puedan operar en entornos multifabricante para garantizar la mayor eficiencia.
La gestión de la red en modo “cloud” incrementa notablemente la flexibilidad de la red, y la capacidad de escalar e implementar servicios a medida que el negocio lo requiere. Se gana también agilidad, ya que permite incorporar nuevas tecnologías e implementar actualizaciones de una forma rápida y centralizada. Una gestión en la nube contribuye a mejorar la seguridad de la red, ya que al proporcionar una gestión unificada de toda la infraestructura, se mejora la visibilidad y control sobre usuarios y dispositivos, gracias a las herramientas de análisis. Por último, permite acceder e implementar las últimas tecnologías al ritmo que cada organización necesita, sin tener que deshacerse de las inversiones realizadas hasta el momento.

Redes autónomas
La empresa autónoma es una estrategia de negocio, no una tecnología: Si bien el software, la infraestructura de red y otras tecnologías son fundamentales para automatizar los procesos y flujos de trabajo, la tecnología “per se” no convierte a una empresa en “organización autónoma”. Esto se entiende mejor con un ejemplo: hoy día hay vehículos que incorporan diferentes tecnologías de automatización y sistemas automáticos, pero esto no los convierte en “vehículos autónomos”. Cada uno de estos sistemas realiza una función básica de forma automatizada, pero para que un vehículo sea realmente autónomo se necesita añadir inteligencia, capaz de integrar todas estas funciones, aprender y conocer el entorno que le rodea. Así ocurre con muchas empresas  en la actualidad: disponen de tecnologías muy sofisticadas, pero no han aplicado inteligencia. Deben integrar todo esto utilizando automatización, inteligencia artificial y aprendizaje automático, ya que la empresa autónoma del futuro depende de la unión de la inteligencia artificial y lo que las personas demandan de la tecnología.

Seguridad y Gestión de IoT
Por término medio, se produce algún tipo de ataque cibernético cada 39 segundos, y para 2022 el coste estimado de las amenazas de seguridad supondrá para las organizaciones más de 6.000 millones de dólares al año, según un informe de Comparitech. A medida que aumenta la cantidad de dispositivos IoT, también lo hace la necesidad de que las organizaciones protejan y aseguren los datos críticos de la empresa. Esto significa que las empresas deben encontrar el equilibrio adecuado entre seguridad y el almacenamiento y uso de información corporativa crítica.
En 2020, las empresas tomarán medidas para proteger sus inversiones en IoT y salvaguardar la información confidencial de la empresa invirtiendo en herramientas de seguridad y gestión de IoT. En concreto, los departamentos de TI recurrirán a la inteligencia artificial y al “machine learning” para gestionar tareas repetitivas. Como estrategia de seguridad adicional, se utilizará la segmentación de aplicaciones, dispositivos y redes para mitigar el impacto de cualquier brecha de datos.

Automatización, Aprendizaje Automático y Análisis
Hasta hace poco, las operaciones de red se han realizado de forma manual y lenta. Un cambio en la configuración de la red para incorporar nuevas aplicaciones podía llevar semanas. Al aprovechar las capacidades de automatización, los procesos se simplifican, lo que significa que el departamento de puede centrarse en proyectos y tareas más estratégicos.
Para 2021, más del 25% de los servicios de infraestructura de red incluirán componentes autogestionados, según un informe de IDC. Gracias a la automatización, las empresas pueden transformar procesos y flujos de trabajo para hacerlos más ágiles y fáciles de gestionar. De hecho, un componente crítico de la automatización de toda la red son las redes “fabric”. Este tipo de arquitecturas se utilizarán de forma generalizada en 2020, para poder soportar la automatización y simplificar las operaciones de red en el centro de datos y las redes del campus. Las tecnologías de aprendizaje automático también se utilizarán de forma más generalizada, y pasarán al siguiente nivel para proporcionar análisis más efectivos, y eliminar el “prueba y error” a la hora de administrar la red.

Mejores redes inalámbricas
La conectividad va a ser clave en este mundo hiperconectado, y sobre todo la conectividad inalámbrica. La irrupción masiva de dispositivos IoT, ha generado una necesidad de mayor capacidad y las redes han tenido que ponerse al día. Afortunadamente, el nuevo estándar 802.11ax, también conocido como Wi-Fi 6, ha venido en nuestra ayuda, ya que incrementará exponencialmente la capacidad de transmisión y permitirá la incorporación masiva de dispositivos a la red inalámbrica.
Wi-Fi 6 ofrece alta eficiencia, al mismo tiempo que ofrece capacidades de automatización y programación para agilizar las operaciones de red. Si bien Wi-Fi 6 aún está relativamente en su infancia, las organizaciones en 2020 comenzarán a implementar equipos y soluciones Wi-Fi 6, no solo para satisfacer la demanda actual, sino también para hacer frente a volúmenes de datos aún mayores en el futuro.

Haciendo sus resoluciones de redes 2020 una realidad
En 2020 las empresas tendrán múltiples oportunidades para iniciar o avanzar en su proceso de transformación digital. La inteligencia artificial, la automatización y el aprendizaje automático ayudarán a agilizar las operaciones de red, permitiendo que el departamento de TI se centre en desarrollar proyectos estratégicos y que aporten valor al negocio. Wi-Fi 6 marcará el comienzo de la próxima generación de conectividad y ofrecerá mayor rendimiento, eficiencia y fiabilidad. Si bien 2020 traerá avances significativos en transformación digital, las empresas no deberán perder de vista la seguridad a la hora de implementar y beneficiarse de las ventajas de IoT.


 

valorar este articulo:
Su voto: Nada

Enviar un comentario nuevo

Datos Comentario
El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
Datos Comentario
Datos Comentario
Enviar