Calidad de datos para evitar sanciones normativas

Fecha: Mar, 14/07/2009 - 13:27 Fuente: Por Juan Oñate, director general para Iberia de Informatica Corporation

Regulación y transparencia son dos de las palabras que más suenan hoy en la comunidad financiera desde que se desatara la mayor convulsión crediticia de todos los tiempos. En el pasado, grandes corporaciones como Enron y WorldCom habían protagonizado ya famosas irregularidades fiscales que provocaron una gran desconfianza entre los inversores y las autoridades reguladoras. Con la crisis subprime, sin embargo, esta desconfianza ha llegado hasta niveles nunca vistos. Por eso, el cumplimiento de normativas como Sarbanes-Oxley o los requisitos bancarios impuestos por Basilea II es un imperativo, tanto de cara a sus clientes como a las autoridades, para las compañías de todo el mundo

Calidad de datos para evitar sanciones normativas Juan Oñate, director general para Iberia de Informatica Corporation

Esta conformidad normativa exige a las compañías una alta calidad de sus datos, pues éstos son los medios más objetivos por los que las autoridades podrán evaluar sus operaciones, procesos y rendimiento. Con Sarbanes-Oxley, por ejemplo, las compañías norteamericanas son responsables de presentar periódicamente a la SEC (Securities and Exchange Commission) evaluaciones escritas de sus prácticas contables internas. Si los datos de estos informes no se corresponden con la realidad, los directivos se enfrentan a multas de hasta un millón de dólares y penas de cárcel de hasta 20 años. Por su parte, uno de los requisitos más relevantes en Basilea II es la cantidad mínima de capital que un banco debe mantener en reserva. La entidad que no mantenga este capital mínimo se enfrentará a duras penalizaciones que pondrán en serio riesgo su viabilidad, algo que ningún banco se puede permitir en el turbulento escenario actual.
Tras el escándalo subprime, la SEC ha endurecido su control sobre los balances corporativos de los bancos de inversión. Después disfrutar de años de libertad vía transacciones fuera del balance, los bancos deben ahora suministrar una evaluación justa y exacta del negocio que llevan a cabo. Como en ningún otro sitio, es aquí donde la calidad de datos es imprescindible. De hecho, algunos bancos han comenzado a operar con la ayuda de un cortafuegos de calidad de datos, que asegura que todos los datos sean consecuentes con los requisitos de Basilea II.
Una política eficaz de calidad de datos, basada en la mejor tecnología disponible, evitará las exposiciones al riesgo. Veamos en un ejemplo típico como una falta de limpieza y mala calidad de los datos puede complicar la operativa del negocio. Si una compañía ha cortado todos los lazos con WorldWide Corporation, el responsable de la conformidad tendrá que eliminar a WorldWide Corporation de la hoja de balance de la compañía, el informe contable anual, etc. Si, además, las relaciones eran frecuentes y numerosas, el responsable debe examinar todos los documentos de archivo para obtener las declaraciones contables previas. En esencia, necesita toda la documentación sobre WorldWide Corporation. Pero ¿y si, a principios de año, alguien en contabilidad introdujo la corporación como “WorldWide Corp.”? ¿Y si otra persona lo etiquetó como "WWC"?
El escenario descrito, aún más en las organizaciones de mayor tamaño, es una realidad muy común a la que muchas personas no prestan la suficiente atención. Con las severas penalizaciones por falta de conformidad que amenazan hoy a las compañías, ha llegado, no obstante, la hora de conceder a la calidad de datos la condición de prioridad estratégica, contemplando el cumplimiento normativo como una excelente oportunidad para  impulsar el rendimiento y competitividad empresarial.

valorar este articulo:
Su voto: Nada Promedio: 5 (1 voto)

Enviar un comentario nuevo

Datos Comentario
El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
Datos Comentario
Datos Comentario
Enviar