La nueva era de la descentralización empresarial

Fecha: Jue, 08/03/2012 - 14:42 Fuente: Por David Mills, Vicepresidente Ejecutivo de Operaciones de RICOH Europa

Las nuevas cifras de un estudio patrocinado por RICOH señalan que en 2020 el impacto de las nuevas tecnologías en los centros de trabajo obligará a las empresas a afrontar una nueva era de la descentralización

La nueva era de la descentralización empresarial David Mills, Vicepresidente Ejecutivo de Operaciones de RICOH Europa

El estudio, desarrollado por The Economist Intelligence Unit, señala que el 63% de los líderes empresariales predice un cambio hacia un modelo de negocio más descentralizado en el que los empleados a nivel individual tendrán un papel cada vez más importante en la toma de decisiones en comparación con la cúpula directiva.
“La nueva era no tiene que ver con las estructuras organizativas descentralizadas del pasado. Este tipo de sistemas recibieron críticas generalizadas por su ineficiencia, sus duplicidades y la ausencia de una dirección estratégica uniforme”, comenta David Mills, Vicepresidente Ejecutivo de Operaciones de RICOH Europa. 
“Creemos que las organizaciones se orientarán más hacia los procesos, garantizando que la información crítica se centralice y que los datos puedan ser recibidos, almacenados y recuperados más rápida y fácilmente por los empleados. Esto hará que la toma de decisiones sea menos jerárquica y permitirá a los empleados, que son quienes colaboran directamente con los clientes, tomar importantes decisiones de forma inmediata”, afirma Mills. 
Lograr una colaboración estrecha con los clientes es esencial, ya que en 2020, los líderes empresariales creen que los clientes serán la principal fuente de ideas para nuevos productos o servicios. Además, un 86% de los líderes empresariales considera que los clientes se convertirán en un elemento integral de la toma de decisiones y que los equipos de proyectos incluirán normalmente a personas de fuera de la organización como clientes y socios empresariales.
El éxito de la descentralización en 2020 se basará en una red de procesos integrados para gestionar la información y garantizar que sea accesible por parte de trabajadores, estén donde estén, y así puedan tomar las decisiones oportunas. En el futuro también será preciso analizar la forma en que los expertos de fuera de la organización podrán aportar y recuperar información para actuar en nombre de la compañía. El 86% de los líderes empresariales está de acuerdo en que los clientes se acabarán convirtiendo en una parte integral de la toma de decisiones internas y que los equipos de proyecto incluirán normalmente a personas ajenas a la organización, tales como clientes y socios comerciales.
También será preciso crear, almacenar y recuperar información de forma segura. La gestión central es esencial para proteger los datos críticos de las empresas, uno de los activos más valiosos de las organizaciones. Sin embargo, esto va a cambiar, ya que, en la actualidad, el 43% de todos los procesos de documentos críticos empresariales en las organizaciones europeas se basa en datos de copias impresas, y sólo el 22% de las organizaciones cuenta en la actuali dad con un flujo de trabajo totalmente automatizado[1]. 
Mills destaca que “en la nueva era de la descentralización, será esencial que las organizaciones realicen esfuerzos para adaptarse al mundo digital, especialmente si se tiene en cuenta que los empleados, muchos de los cuales trabajarán de forma virtual o fuera de sus instalaciones, deberán poder acceder a cualquier información crítica. 
Será esencial para los líderes empresariales elegir a los partners adecuados y obtener la ayuda necesaria para optimizar los procesos empresariales críticos. Así podrán asegurar que la información está controlada y es segura. También debería ser de fácil acceso a los empleados y equipos de proyecto para actuar en vistas al máximo interés de la organización. Solo bajo este enfoque podrán reducir las duplicidades, garantizar la coherencia y, lo más importante, obtener una visión más precisa de los costes que la compañía asume”, concluye David Mills.

The Economist Intelligence Unit entrevistó a 567 ejecutivos entre septiembre y octubre de 2011 en relación con sus expectativas con respecto al impacto futuro de la tecnología en sus empresas. La muestra de la encuesta es mundial, y un 32% de los encuestados estaban afincados en Europa; el 29%, en Norteamérica; y el 28%, en la región Asia-Pacífico. Proceden de más de 20 sectores y los más destacados de la muestra son servicios financieros, sector gubernamental y público (incluida la atención sanitaria), educación, servicios profesionales, TI y tecnología y producción manufacturera. El 46% de los encuestados ocupa cargos de alto nivel y trabaja en organizaciones de distintos tamaños; en un 43% de los casos, sus ingresos ascendían a 500 US$ millones o más.

 

valorar este articulo:
Su voto: Nada

Enviar un comentario nuevo

Datos Comentario
El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
Datos Comentario
Datos Comentario
Enviar