La regulación de la actividad bancaria y la actualización tecnológica, claves para la supervivencia de la banca tradicional

Fecha: Jue, 16/05/2019 - 10:51 Fuente: Efe y Ene

Los gigantes tecnológicos juegan a la banca
La regulación de la actividad bancaria y la actualización tecnológica, claves para la supervivencia de la banca tradicional

Según el artículo, los bancos temen hoy la desintermediación que aporta Internet, la movilidad y la superación de la fidelidad del cliente

FOTO / telecomkh

El 71% de los millennials estadounidenses prefiere ir al dentista que escuchar a los bancos. Lo afirma el estudio ·The Millennial Disruption Index", del que se pueden extraer titulares tan poco esperanzadores para la banca tradicional como que uno de cada cinco millennials está dispuesto a cambiar de entidad y que el 53% no piensa que su banco sea diferente al del resto.
Datos reveladores de los que serán en 2025 el 75% por ciento de la fuerza laboral en el mundo, ajenos a la publicidad tradicional, pero adictos a las grandes marcas y al brand. Entre sus favoritas las denominadas GAFAs  ( Google, Amazon, Facebook y Apple), todos ellas gigantes tecnológicos asociados al entretenimiento y a la información . Son también conocidos como bigtechs, que operan de forma global, en red, en un entorno digital y con la ventaja que otorgan los paquetes de datos; no sólo de clientes, sino la segmentación por intereses, hábitos y consumo.
En este contexto irrumpirá Google en los próximos meses o semanas en el negocio de la banca, una vez obtenida la licencia que le permite operar en Lituania, país de la Unión Europea. Cuando comercialice dicha licencia podrá realizar las operaciones bancarias básicas como transferencias de débito y crédito, servicios de depósito y retirada de efectivo y transacciones internacionales, entre otras.
¿Nos encontraremos entonces con dos sistemas bancarios paralelos, uno tradicional y otro tecnológico? Para el director de inversiones de la multifamily office Efe y Ene, Alejandro Martínez Fuster, dependerá de lo preparados que lleguen los bancos domésticos a la convivencia entre ambos modelos. Sus únicas armas, considera, son defenderse vía adquisiciones de pequeñas tecnológicas para mejorar a marchas forzadas sus procesos y  ejercer presión sobre el regulador para retrasar la entrada de competidores.
No considera, por lo tanto, el analista de mercados que el sistema bancario tal como lo conocemos esté en condiciones de competir, al tratarse de un sector “muy maduro, de márgenes muy estrechos y muy vulnerable a la disrupción”. Aunque, matiza, tiene a su favor el arraigo de la economía española, “una de las más bancarizadas del mundo”, será difícil impedir el trasvase de clientes.
Este flujo de un sistema físico a un sistema digital dependerá, además, de la evolución de la tecnología. Si la ventaja para el usuario en este sentido es clara, el trasvase, concluye el experto, será total.
Los bancos temen hoy la desintermediación que aporta Internet, la movilidad y la superación de la fidelidad del cliente. El hecho de que tener dinero en el banco deje de costar dinero sería la gran palanca de cambio . Para éste último, además, la competencia traerá mejores precios y nuevos servicios.
Regular la actividad bancaria en general, no sólo a los nuevos jugadores de la partida, podrías ser clave para la supervivencia del modelo tradicional, añade Vicente Beta_Frígola, desde la dirección jurídica de Efe & Ene. Los bigtechs, explica, “gozan actualmente de mayor libertad normativa pues, a diferencia de los bancos, estamos ante un sector nuevo que no ha sido totalmente regulado por los estados en los que operan”; y añade: “La diferencia fundamental estará en el almacenamiento de los datos, que tendrá que protegerse del acceso de otros países”
Finalmente, surge la pregunta: ¿Cómo influirá esta nueva modalidad bancaria en el sistema financiero? Para Alejandro Martínez mejorar un sector no siempre es positivo para la economía en el corto plazo, ya que conlleva la pérdida de puestos de trabajo. Los bancos verán reducirse una línea de su cuenta de resultados, y tendrán que mantener sus ingresos (ya mermados) con otros servicios. Habrá más ampliaciones de capital, y los inversores serán cada vez más reacios a invertir en la banca tradicional. Viviremos, augura, un proceso similar al de las  empresas tradicionales de telecomunicaciones (de línea fija) con la irrupción de Internet.

valorar este articulo:
Su voto: Nada

Enviar un comentario nuevo

Datos Comentario
El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
Datos Comentario
Datos Comentario
Enviar