Configurar el futuro digital de Europa: preguntas y respuestas

Fecha: Jue, 20/02/2020 - 18:53

La UE persigue una estrategia digital basada en nuestra fructuosa historia en materia de tecnología, innovación e ingenio y anclada en los valores europeos que proyecta en la escena internacional
Configurar el futuro digital de Europa: preguntas y respuestas

Ursula Von Der Leyen, presidenta de la Comision Europea

Imagen cortesía de la Comision Europea

El Libro Blanco sobre la inteligencia artificial (IA) y la estrategia europea de datos presentados ayer muestran que Europa puede establecer normas mundiales en materia de desarrollo tecnológico, dando prioridad a las personas.
 
Europa como líder mundial de la transformación digital
 
¿Por qué necesita la UE una estrategia digital?
Las tecnologías digitales mejoran considerablemente nuestras vidas, proporcionándonos un mejor acceso al conocimiento y los contenidos, y brindándonos un medio para hacer negocios, comunicar y comprar bienes y servicios. La UE debe garantizar que la transformación digital funcione en beneficio de todos, y no solo de unos pocos. Los ciudadanos deben tener la oportunidad de prosperar, elegir libremente, participar en la sociedad y, al mismo tiempo, sentirse seguros en línea. Las empresas deberían beneficiarse de un marco que les permita iniciar su andadura, crecer, compartir datos, innovar y competir con las grandes empresas en condiciones justas. La sociedad debe beneficiarse de la sostenibilidad social y medioambiental, y de un entorno digital seguro que respete la privacidad, la dignidad, la integridad y otros derechos con plena transparencia.

¿Qué dice la estrategia?
Durante los próximos cinco años, la Comisión se centrará en tres objetivos clave para promover soluciones tecnológicas que ayuden a Europa a proseguir su camino hacia una transformación digital que funcione en beneficio de las personas y respete nuestros valores fundamentales:
•         una tecnología que redunde en beneficio de las personas;
•         una economía justa y competitiva; así como
•         una sociedad abierta, democrática y sostenible.

La estrategia digital de la UE traza la senda que Europa debe seguir para avanzar por su propio camino: una Europa digital que refleje lo mejor de Europa. También define un enfoque ambicioso con respecto al desarrollo tecnológico digital, así como la manera en que utilizaremos la tecnología para alcanzar nuestros objetivos de neutralidad climática.
El Libro Blanco sobre la inteligencia artificial y la estrategia europea de datos son los primeros pilares de la nueva estrategia digital de la Comisión. Responden plenamente a la necesidad de dar prioridad a las personas en el desarrollo de la tecnología, así como a la obligación de defender y promover los valores y derechos europeos en la forma en que diseñamos, fabricamos y utilizamos la tecnología en la economía real y en el modo en que mejoramos los servicios que el sector público presta a los ciudadanos.

¿Cómo financiará la UE las propuestas en materia de inteligencia artificial y gestión de datos?
Las inversiones necesarias se canalizarán desde el programa Europa Digital (PED), el Mecanismo «Conectar Europa» 2 y Horizonte Europa. Más allá de 2020, en el caso de Horizonte Europa, la Comisión propuso invertir 15 000 millones de euros en el clúster «Mundo digital, industria y espacio», donde la IA se perfila como actividad clave digna de apoyo. En el marco del PED, la Comisión Europea propuso invertir casi 2 500 millones de euros en el despliegue de plataformas de datos y aplicaciones de IA. De estos, 2 000 millones de euros podrían invertirse en un proyecto europeo de gran impacto sobre los espacios de datos europeos, incluidas las infraestructuras de intercambio de datos fiables y eficientes desde el punto de vista energético y de computación en nube. El PED también apoyará a las autoridades de los Estados miembros en la puesta a disposición de conjuntos de datos de alto valor para su reutilización en los distintos espacios de datos comunes.

¿Cómo puede la tecnología apoyar el Pacto Verde Europeo?
Las tecnologías digitales son un factor clave para el éxito del Pacto Verde Europeo, la nueva estrategia de crecimiento de la UE para convertirse en el primer continente climáticamente neutro del mundo de aquí a 2050. Por ejemplo, pueden aumentar la eficiencia energética detectando cuándo y dónde la electricidad resulta más necesaria. La calefacción inteligente podría ayudarnos a ahorrar el equivalente de seis millones de toneladas de petróleo, y los agricultores podrán utilizar menos plaguicidas y fertilizantes gracias a los datos y la IA. No obstante, para que la digitalización genere beneficios, el sector de las TIC debe someterse a su propia transformación ecológica. Los centros de datos y las telecomunicaciones tendrán que ser más eficientes desde el punto de vista energético y utilizar más fuentes de energía renovables, y convertirse en climáticamente neutras de aquí a 2030.

¿Cómo trabaja Europa en pro de una economía y una sociedad digitales mundiales abiertas?
La Comisión puede movilizar su poder regulador, unas capacidades económicas y tecnológicas reforzadas, sus activos diplomáticos y sus instrumentos de financiación exterior para promover el enfoque europeo y configurar los marcos mundiales. Este es el caso, en particular, de los trabajos realizados en el marco de los acuerdos de asociación y los acuerdos comerciales. Europa debe ahora liderar el proceso de normalización de la nueva generación de tecnología, es decir, la relativa a la cadena de bloques, la informática de alto rendimiento, la computación cuántica, la inteligencia artificial y las herramientas que permiten el intercambio y la utilización de datos. La Unión Europea es y seguirá siendo la región más abierta para el comercio y la inversión en el mundo, pero esto no es incondicional. Todo el mundo puede acceder al mercado europeo mientras acepten y respeten nuestras normas. La Comisión seguirá combatiendo las restricciones injustificadas a las que las empresas europeas se enfrentan en terceros países, como los requisitos de localización de datos, y se fijará objetivos ambiciosos en términos de acceso a los mercados, investigación y desarrollo, y programas de normalización.
 
Europa como líder en inteligencia artificial centrada en el ser humano
 
¿Por qué la Comisión presenta un Libro Blanco sobre la inteligencia artificial?
El Libro Blanco sobre la inteligencia artificial recoge las propuestas de la Comisión para promover el desarrollo de la IA en Europa, garantizando al mismo tiempo el respeto de los derechos fundamentales. La IA está experimentando un rápido desarrollo, por lo que Europa necesita mantener e incrementar su nivel de inversión. Al mismo tiempo, la IA conlleva una serie de riesgos potenciales que deben abordarse. El Libro Blanco establece las opciones disponibles para maximizar los beneficios y abordar los retos de la IA, e invita a las partes interesadas a transmitir comentarios sobre estas opciones.

¿Cuál es el enfoque de la Comisión en materia de inteligencia artificial?
En el Libro Blanco, la Comisión adopta un enfoque equilibrado, basado en la excelencia y la confianza.
Para lograr un ecosistema de excelencia, la Comisión propone racionalizar la investigación, fomentar la colaboración entre los Estados miembros e incrementar la inversión en el desarrollo y el despliegue de la IA. Estas acciones se basan en el Plan coordinado sobre la inteligencia artificial con los Estados miembros de diciembre de 2018.
A fin de lograr un ecosistema de confianza, la Comisión presenta opciones para crear un marco jurídico que aborde los riesgos que planean sobre los derechos fundamentales y la seguridad. Tales opciones se basan en la labor del grupo de expertos de alto nivel sobre la IA, en particular las Directrices éticas para una IA fiable, que algunas empresas probaron a finales de 2019. Un marco jurídico debe basarse en principios y centrarse en los sistemas de IA de alto riesgo para evitar que las empresas que deseen innovar deban enfrentarse a una carga innecesaria.

¿Cómo garantizará la UE el respeto de los derechos fundamentales?
Un enfoque centrado en el ser humano significa garantizar que los sistemas de IA se desarrollen y utilicen de una manera que respete la legislación de la UE y los derechos fundamentales. Por ejemplo, los sesgos en los algoritmos o en los datos de formación utilizados para los sistemas de contratación mediante IA podrían dar lugar a resultados injustos y discriminatorios, lo que sería ilegal con arreglo a la legislación de la UE en materia de no discriminación. Es importante prevenir las violaciones de los derechos fundamentales y, en caso de que se produzcan, garantizar que las autoridades nacionales puedan dar perseguir dichas infracciones. Los sistemas de IA de alto riesgo deben ser certificados, probados y controlados, como ocurre con los automóviles, los cosméticos y los juguetes. Para otros sistemas de IA, la Comisión propone el etiquetado voluntario en caso de que se respeten las normas definidas. Todos los sistemas y algoritmos de IA son bienvenidos en el mercado europeo siempre que cumplan las normas de la UE.

¿Qué es el reconocimiento facial?
El reconocimiento facial puede adoptar distintas formas. Puede utilizarse para la autenticación del usuario, es decir, para desbloquear un teléfono inteligente o para la verificación/autenticación en los pasos fronterizos para comprobar si la identidad de una persona coincide con la que figura en sus documentos de viaje (búsqueda de correspondencias uno-a-uno). El reconocimiento facial también puede utilizarse para la identificación biométrica remota, en la que la imagen de una persona se compara con las contenidas en una base de datos (búsqueda de correspondencias uno-a-varios). Se trata de la forma más invasiva de reconocimiento facial, y, en principio, está prohibida en la UE.

¿Regulará la UE el reconocimiento facial a efectos de identificación remota?
La recogida y el uso de datos biométricos a efectos de identificación remota conlleva riesgos específicos para los derechos fundamentales. Las normas de protección de datos de la UE ya prohíben, en principio, el tratamiento de datos biométricos dirigido a identificar de manera unívoca a una persona física, excepto en condiciones específicas. En particular, la identificación biométrica remota solo puede efectuarse por motivos de interés público importante. Debe basarse en el Derecho nacional o de la UE, y su uso debe estar debidamente justificado, ser proporcionado y estar sujeto a las garantías adecuadas. Por lo tanto, permitir el reconocimiento facial es actualmente una excepción. Con el Libro Blanco sobre la IA, la Comisión quiere poner en marcha un amplio debate sobre las circunstancias que, en su caso, podrían justificar excepciones en el futuro.

¿Qué ocurre con las víctimas de la IA o los daños causados por esta?
No es necesario volver a redactar desde cero normas de responsabilidad a nivel nacional o de la UE. La Comisión busca recabar opiniones sobre la mejor manera de garantizar que la seguridad se mantenga en un nivel elevado y que las víctimas potenciales no tengan más dificultades para obtener una indemnización que las víctimas de los productos y servicios tradicionales.
 
Un mercado único de datos seguro y dinámico
 
¿Por qué necesita la UE una estrategia digital?
Los datos son la base de diferentes oleadas de innovación. El modo en que organizamos el acceso y la reutilización de los datos determinará nuestra futura capacidad de innovación. Aunque en la actualidad un pequeño número de grandes empresas de tecnología poseen gran parte de los datos del mundo, Europa tiene ante sí grandes oportunidades. En los próximos años se generará un rápido aumento de la cantidad de datos y su almacenamiento pasará de la nube al borde. La UE puede contar con un sólido marco jurídico en materia de protección de datos, derechos fundamentales, seguridad y ciberseguridad; su mercado interior; y un amplio grado de interconexión en los servicios públicos.
Los ciudadanos, las empresas y las organizaciones deben estar facultados para tomar mejores decisiones sobre la base de los conocimientos extraídos de los datos no personales. Estos datos deben estar al alcance de todos los interesados, independientemente de su tamaño y de su naturaleza pública o privada.
La estrategia europeas de datos presentada ayer tiene por objeto mejorar su uso, lo que aportará enormes beneficios a los ciudadanos y a las empresas. Permitirá el desarrollo de nuevos productos y servicios, y se traducirá en un aumento de la productividad y un uso eficiente de los recursos por parte de las empresas, así como en una mejora de los servicios prestados por el sector público. Por ejemplo, puede ayudar a desarrollar la medicina personalizada para los pacientes, mejorar la movilidad de los trabajadores pendulares o contribuir a que Europa se convierta en el primer continente climáticamente neutro de aquí a 2050.

¿Cuál es el objetivo de la estrategia de datos?
El objetivo de esta estrategia es crear un verdadero mercado único de datos, en el que los datos personales y no personales, incluidos los datos confidenciales y sensibles, sean seguros, y en el que las empresas y el sector público tengan fácil acceso a enormes cantidades de datos de alta calidad para crear e innovar. Será un espacio en el que todos los productos y servicios basados en los datos respeten plenamente las normas y los valores de la UE. Esto garantizará la soberanía tecnológica de Europa en un mundo globalizado, permitiéndole liberar el enorme potencial de las nuevas tecnologías como la IA.

¿Cómo se relaciona la estrategia de datos con el Reglamento general de protección de datos?
Las personas generan cada día cantidades cada vez mayores de datos a través de sus actividades cotidianas. Su recogida y reutilización deben respetar ante todo los derechos e intereses de las personas, en consonancia con los valores y normas europeos. Con el Reglamento general de protección de datos (RGPD), la UE ha sentado una base sólida para una economía de datos centrada en el ser humano, garantizando que las personas sigan controlando plenamente sus datos. Esto ha convertido a la UE en una fuente de inspiración para la protección de la privacidad en muchos países del mundo.
Al mismo tiempo, los particulares podrían beneficiarse de instrumentos y normas técnicas que hacen que el ejercicio de sus derechos, en particular su derecho a la portabilidad de los datos, sea sencillo y fácil. Esto permitiría también canalizar nuevos flujos de datos, proteger a los consumidores y fomentar la competencia.
La estrategia de datos presentada ayer permitirá que las personas ejerzan un mayor control sobre quién puede acceder a los datos que generan, incluidos los procedentes del internet de las cosas, y cómo estos se utilizan a través de espacios de datos personales. Este objetivo podría respaldarse, por ejemplo, estableciendo requisitos más estrictos en materia de interfaces para el acceso en tiempo real a los datos o garantizando la neutralidad de los espacios de datos personales.

¿Cómo puede ponerse a disposición más datos para su reutilización?
El marco legislativo propuesto en la estrategia de datos reforzaría las estructuras y mecanismos esenciales de gobernanza de datos en los Estados miembros y a nivel de la UE para poner a disposición más datos para su reutilización, respetando plenamente la legislación en materia de protección de datos.
Esto ayudaría a dar prioridad a las normas y a disponer de conjuntos de datos más armonizados para fomentar su interoperabilidad a nivel sectorial y transectorial; facilitar el acceso a datos sensibles, como los datos sanitarios o sociales, y su reutilización con fines de investigación científica (incluso para la inteligencia artificial), de conformidad con la legislación en materia de protección de datos; y ayudar a las personas a poner sus datos a disposición del bien común para que los investigadores innoven en beneficio de la sociedad.

¿Cómo se utilizarán los datos de una manera que beneficie a los ciudadanos de la UE?
Los datos pueden aportar ideas que ayuden a combatir las emergencias, como las inundaciones y los incendios forestales, y hacer que nuestras ciudades sean más ecológicas y limpias, que ayuden a que las personas vivan más tiempo y sean más sanas. La actual Directiva sobre los datos abiertos ya ofrece enormes cantidades de datos para su reutilización en beneficio de la sociedad. El intercambio de datos entre empresas y administraciones públicas puede ser un punto de inflexión para el bienestar general en la UE.
La estrategia de datos se propone poner a disposición más datos de carácter público y privado al permitir el acceso a conjuntos de datos del sector público de alto valor comercial y social, como los datos sobre el medio ambiente y los relativos a la observación de la Tierra; facilitar el uso de datos públicamente sensibles al servicio de la investigación científica y el bien común; y estudiar la creación de una legislación a escala de la UE sobre el uso de datos del sector privado por parte del sector público para el bien común.

¿Cómo ayudará la estrategia europea de datos a las empresas?
El acceso a los datos es fundamental para garantizar la competencia y crear nuevas oportunidades de negocio para las empresas más pequeñas y de mayor tamaño. Las empresas necesitan normas comunes y claras sobre cómo deben realizarse las transferencias de datos. Para ello, también se precisan inversiones en nuevas tecnologías e infraestructuras, de manera que los datos sean la base de futuros productos y servicios innovadores, y permitan lograr una mayor eficiencia.
En general, las empresas deben poder decidir libremente a quién y en qué condiciones puede concederse acceso a sus datos no personales. La Comisión ya ha empezado a abordar este problema con directrices no vinculantes sobre el intercambio de datos entre empresas, destinadas a crear mercados justos y abiertos para los datos generados por el internet de las cosas.
Por último, la Comisión tiene previsto proponer una «Ley de Datos» para analizar los distintos tipos de intercambio de datos y posibles maneras de capacitar a las personas para que participen en mayor medida en la economía de los datos.

¿Cómo pueden contribuir los datos al bien común?
Los datos pueden aportar ideas que nos ayuden a hacer frente a las emergencias, como las inundaciones o los incendios forestales, a conseguir que nuestras ciudades sean más ecológicas y limpias, y a que las personas disfruten de una vida más sana y duradera en un entorno seguro. La actual Directiva sobre los datos abiertos ya ofrece enormes cantidades de datos para su reutilización en beneficio de la sociedad. No obstante, existen algunos conjuntos de datos valiosos pero extremadamente sensibles, recopilados por algunas instituciones públicas, que no entran en el ámbito de aplicación de dicha Directiva y que podrían ser reutilizados para el bien común en condiciones estrictas. Por ejemplo, la reutilización de registros sanitarios o de datos sociales de dominio público podría ayudar al desarrollo de proyectos de medicina personalizada o de investigación avanzada que permitan detectar tratamientos para enfermedades específicas. Las empresas también recogen enormes cantidades de datos útiles para la sociedad. Si el sector público pudiera acceder y reutilizar determinados datos del sector privado, podría mejorar las políticas y servicios públicos.
 
¿Cuáles serán las próximas etapas?
La Comisión presentará a finales de año nuevas medidas, como una Ley de servicios digitales que establece normas claras sobre el acceso de las empresas al mercado único, dirigidas a reforzar la responsabilidad de las plataformas en línea y proteger los derechos fundamentales. También propondrá una revisión del Reglamento eIDAS para conseguir una identidad electrónica segura que permita a las personas tener un control de los datos que comparten en línea. Además, hará especial hincapié en la ciberseguridad, fomentando la cooperación a través de una unidad informática conjunta que proteja las infraestructuras críticas europeas y refuerce el mercado único de la ciberseguridad. Por último, Europa seguirá estableciendo alianzas con socios internacionales, aprovechando su poder normativo, el desarrollo de capacidades y sus activos diplomáticos y financieros para promover el modelo de digitalización europeo.
El Libro Blanco sobre la inteligencia artificial estará abierto a consulta pública hasta el 19 de mayo de 2020. La Comisión también está recabando observaciones acerca de su estrategia de datos. Sobre la base de las observaciones recibidas, la Comisión tiene previsto adoptar nuevas medidas para apoyar el desarrollo de una IA fiable y una economía ágil en el manejo de los datos.

valorar este articulo:
Su voto: Nada

Enviar un comentario nuevo

Datos Comentario
El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
Datos Comentario
Datos Comentario
Enviar