Aplicarse el cuento

Fecha: Lun, 04/10/2010 - 18:21 Fuente: Dpto. de comunicación de Cable & Wireless Worldwide

Nigel Stevens, Director de Gestión de Producto de Cable&Wireless Worldwide explica los 5 beneficios principales de una Gestión efectiva del Rendimiento de las Aplicaciones

Aplicarse el cuento Nigel Stevens, Director de Gestión de Producto de Cable&Wireless Worldwide

Con el aumento de la implantación de tecnologías nuevas y cada más avanzadas en el lugar de trabajo, las aplicaciones empresariales son cada vez más importantes para el éxito empresarial. Es fundamental asegurar que las aplicaciones de la empresa rinden eficazmente para aumentar la productividad, reducir costes y ofrecer ventajas competitivas. Un bajo rendimiento de las aplicaciones puede tener un impacto negativo en los objetivos empresariales de una organización, pero cuando pasa lo peor y fallan, el impacto es inmediato, caro y perjudicial para la reputación de la empresa. Para decirlo sin rodeos, si una aplicación crítica se cae hoy, el negocio deja de funcionar.
El enfoque tradicional para hacer frente a un rendimiento lento o bajo de la red era simplemente comprar más ancho de banda, con la esperanza de que el rendimiento de las aplicaciones mejoraría. Los servicios de análisis de la red no iban más allá del análisis de las capas de transporte, lo que significa que se perdía por completo cualquier análisis detallado del rendimiento de la aplicación. Como consecuencia, esto hacía que las organizaciones fueran incapaces de identificar o resolver asuntos concretos o maximizar el rendimiento. A día de hoy, la tecnología APM (Application Performance Management) ofrece una vía mucho más eficaz para optimizar una red y mejorar significativamente la fiabilidad de muchos departamentos TIC.
Los mayores quebraderos de cabeza de la mayoría de los CIOs suelen estar relacionados con la experiencia del usuario, la capacidad de recuperación, una mayor productividad, la reducción de costes y que la infraestructura empresarial esté preparada para el futuro, y es aquí donde realmente la tecnología APM tiene su papel. Cinco claves en las que puede ayudar son:

Mejorar la experiencia del usuario: la APM suma inteligencia a las redes. Es capaz de medir la eficiencia operacional y de los procesos, lo que significa que el departamento TIC tiene acceso a una visibilidad completa de las aplicaciones que se ejecutan sobre la WAN. Los usuarios pueden solicitar información en directo sobre el tráfico que circula por la red en cualquier momento, lo que permite al equipo tomar decisiones sobre cómo resolver el problema.

Reducción de costes: Al optimizar el rendimiento de la WAN y aumentar así su eficiencia APM, se ayuda a las empresas a reducir el coste total de propiedad de la infraestructura de una organización. La capacidad de ver toda la red permite una administración más eficaz así como identificar los problemas de rendimiento de las aplicaciones en redes internacionales, lo que ofrece beneficios de costes, e implica que se pueden alcanzar los objetivos de prestación de servicios.

Reducción el tiempo de inactividad: APM puede mejorar significativamente la continuidad de una organización mediante la reducción de tiempo de inactividad y asistir en la aplicación de opciones de resistencia y procesos de información. Asegura que las aplicaciones más esenciales son prioritarias para que no compitan con otras aplicaciones de ancho de banda y se pueda  implementar en etapas para satisfacer las cambiantes necesidades empresariales de una organización y asegurarse de que el rendimiento de las aplicaciones responda continuamente a las expectativas del usuario final.

Mayor control: APM no se trata sólo de la resolución de problemas. El aumento del control de las aplicaciones críticas permite a los equipos optimizar la infraestructura existente en tiempo real para aumentar la productividad y la experiencia del usuario final. Dar total control al equipo TIC permite a las empresas acelerar de forma proactiva el rendimiento de las aplicaciones que son más importantes para su negocio, evitando la congestión y garantizando que el usuario final no está expuesto a ningún tipo de degradación en el rendimiento de la red, incluso en los picos. 

Negocio a prueba de futuro: Resolver u optimizar el rendimiento de las aplicaciones aquí y ahora está muy bien, pero un punto delicado para los equipos de hoy en día es cómo hacer hoy inversiones TIC a prueba de fututo. APM ofrece a las organizaciones la capacidad de planificar el crecimiento futuro con confianza mediante la preparación de la infraestructura existente para el futuro de las comunicaciones convergentes de manera que las nuevas aplicaciones como SAP o VoIP se pueden rodar sin problemas sin interrumpir las operaciones existentes.

En esencia, las soluciones de APM pueden contribuir a aliviar, si no eliminar por completo, un gran número de puntos débiles a los que los CIOs se enfrentan, monitorizando el tráfico de red y el rendimiento de las aplicaciones en tiempo real. Al dar prioridad a la asignación de red para apoyar las aplicaciones más críticas del negocio, APM puede solucionar y optimizar la red empresarial de hoy asegurando al mismo tiempo que seguirá siendo apta para el futuro.

valorar este articulo:
Su voto: Nada

Enviar un comentario nuevo

Datos Comentario
El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
Datos Comentario
Datos Comentario
Enviar