etiquetas

Si el éxito de un negocio es un viaje hacia el descubrimiento de nuevos territorios, ¿por qué Europa parece ir tan lenta?

Fecha: Lun, 23/11/2009 - 19:39 Fuente: Dpto. de comunicación de Cable & Wireless

Nick Lambert, director general de mercados globales de Cable&Wireless Worldwide, habla sobre la oportunidad ofrecida por la expansión de mercados emergentes
Si el éxito de un negocio es un viaje hacia el descubrimiento de nuevos territorios, ¿por qué Europa parece ir tan lenta? Nick Lambert, director general de mercados globales de Cable&Wireless Worldwide

Desde Fernando Magallanes hasta Cristóbal Colón o el capitán James Cook, los europeos tienen una larga tradición de que, aunque a menudo con pocas perspectivas favorables, le sacaban buen provecho a sus exploraciones, descubrimientos y expansiones. Sin embargo, si los resultados del reciente estudio realizado por Cable&Wireless Worldwide son correctos, esta tradición ha desaparecido por completo en el caso del mundo de los negocios. Con economistas, analistas e informes del sector concluyendo que las economías emergentes son ahora más saludables, y están mejor preparadas que los mercados desarrollados para sacar al mundo de la recesión, siguen siendo en gran parte ignoradas por las empresas europeas que buscan expandir y aumentar las ganancias.
Aunque ellos no salieron ilesos de la crisis económica mundial el año pasado, la falta significativa de personal o la deuda corporativa, frecuentemente caracteriza al desarrollado occidente, lo que significa que los mercados emergentes no fueron golpeados tan fuertemente por la ola de las ‘subprime’. Se cree que esto les coloca en una posición mucho más fuerte para recuperarse antes que sus homólogos, tradicionalmente más fuertes. Esta hipótesis surgió por los índices recientes de los mercados emergentes de HSBC, que llegó a la conclusión de que la fabricación y producción de servicios se ha recuperado más rápido y con un nivel más alto que las economías desarrolladas desde la crisis financiera del año pasado. Como un resultado casi directo, el gasto en infraestructura en estas regiones está también incrementándose, con países como China e India invirtiendo importantes sumas de dinero en expandir la infraestructura, mientras que los mercados más desarrollados escatiman en reemplazar sus infraestructuras más antiguas.
Las tendencias a largo plazo en el desarrollo económico, social y cultural han sido a menudo marcadas por la introducción de nuevos actores. Durante la revolución industrial, estos actores o facilitadores de tecnología, como por ejemplo las máquinas de vapor, aceite, vehículos de motor y plásticos sostuvieron largos periodos de innovación y crecimiento. Sus homólogos en el siglo XXI surgen de la tecnología de la información y comunicación, incluyendo telecomunicaciones, informática y los contenidos audiovisuales. Una estructura de conectividad sólida es crucial para los tres e indispensable si los mercados emergentes tienen que cumplir los pronósticos positivos.
Ya hemos visto cómo la inversión en una mayor conectividad ha contribuido al crecimiento económico y al desarrollo en cuatro de los mercados emergentes más desarrollados: Brasil, Rusia, India y China. Animadas por este éxito, empresas multinacionales basadas en el mundo desarrollado se sienten cada vez más cómodas al  mirar hacia estos mercados emergentes como plataformas de lanzamiento para nuevas innovaciones. Además, la ausencia de una infraestructura existente en estos mercados emergentes permite una adopción mucho más rápida de economías digitales interconectadas que en los mercados ya establecidos.
La riqueza de las predicciones positivas significan que, como nuestro propio estudio demostró, la mayoría (68%) de las multinacionales con sede en Norteamérica o Europa miran cada vez de modo más favorable a los mercados emergentes como atractivas perspectivas de negocio. Entonces ¿por qué parecen reticentes a iniciar la inversión y la expansión en masa en estas regiones?
Paradójicamente, dado el aumento del gasto en infraestructuras de estos países, las empresas no se atreven a hacer un compromiso firme de expansión debido a la percepción cada vez más obsoleta sobre la capacidad de muchos de los territorios de los mercados emergentes para fomentar el comercio internacional. Podemos tomar a África como un ejemplo clave de esto. Como parte de nuestra investigación, hemos hablado este año con más de 300 empresas multinacionales. De éstos, el 81 por ciento expresó su deseo de expandirse en Sudáfrica y el 61 por ciento en el África Subsahariana a mediados de 2011. La mitad de ellas, sin embargo, se mostraron reticentes a dar el paso debido a las preocupaciones debido a la percepción de falta de infraestructura en la región.
Compañías como Cable & Wireless Worldwide han invertido mucho tiempo en obtener redes de telecomunicaciones de alta velocidad, alta capacidad y rentables en estas regiones, y en la actualidad la infraestructura en estos mercados es mucho más avanzada que el crédito que las empresas le están dando.
En ninguna parte esto es más oportuno que cuando se mira al continente africano. Por ejemplo, desplegamos nuestros cables en la región en 1890 y otros lo hicieron en los años posteriores. Esta inversión continúa hoy y en los próximos dos años estarán operativos alrededor de cinco redes más de cable submarino conectando el continente con el resto del mundo, incluyendo el que se anunció recientemente, el sistema de cable de África Occidental (WACS).
Este proyecto proporcionará una red de fibra óptica de alta velocidad que conectará a más de 13 países en el sur y oeste de África con Europa con una conectividad más rápida y rentable. Asimismo, proporcionará una solución independiente a los sistemas privados previstos en la actualidad y se basará en la capacidad existente de las telecomunicaciones en la región, multiplicando por 120 las capacidades de ancho de banda internacional en el África subsahariana a finales de 2011.
El sector de las telecomunicaciones está demostrando ser la llave que abre las posibilidades de este vasto continente y las empresas europeas siguen aún arrastrando los talones, especialmente en comparación con sus homólogos asiáticos. Se podría esperar ver que las empresas de Norteamérica y europeas formaran la primera ola de inversiones, sin embargo estamos viendo que en la actualidad la mayoría del tráfico hacia África procede  directamente desde Asia. Una observación que fue muy apoyada por nuestra investigación demostró que aproximadamente el 60% de las empresas encuestadas de Asia Pacífico estaban más informados sobre los territorios emergentes como Oriente Medio o África, y más hambre de crecer en la región de Norteamérica o Europa. Casi el 70% de los encuestados en Asia Pacífico, mencionó que esperan establecer operaciones en los Estados del Golfo y el sur de África en los próximos 18 meses, y alrededor del 60% de las compañías también afirmaron considerar la apertura de oficinas en África del Norte y el África Subsahariana en el mismo plazo.
Un gran número de empresas asiáticas, y en especial las chinas, están ayudando a construir la infraestructura de África, desde la energía y el transporte hasta las telecomunicaciones, así como invirtiendo en electrónica y montaje de automóviles. Todas ellas son necesarias para responder a las demandas de una creciente clase media, que requieren un número cada vez mayor de bienes y servicios. África también tiene una mano de obra con gran potencial relativamente sin explotar. Países como Ghana, donde la población tiene un nivel de educación alto y un fuerte conocimiento del inglés, podría ser una verdadera mina de oro en términos de potencial de empleo.
Tal como lo hacían en el siglo XVI, los territorios emergentes ofrecen oportunidades enormes para las empresas europeas y, del mismo modo, la inversión que se ofrecen en el mercado seleccionado puede ser igualmente importante y beneficiosa. La falta de comprensión o apreciación de lo rápido que los mercados emergentes están ganando terreno, y en algunos casos superando la infraestructura occidental, significa que las empresas que siguen sentándose al otro lado de la valla y evitando el riesgo pierdan  grandes oportunidades y recompensas financieras.

valorar este articulo:
Su voto: Nada Promedio: 5 (1 voto)

Enviar un comentario nuevo

Datos Comentario
El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
Datos Comentario
Datos Comentario
Enviar