Con el cambio legislativo, el futuro de la energía eléctrica española está en las redes inteligentes

Fecha: Sáb, 11/02/2012 - 13:35 Fuente: Dpto. de comunicación de Ciena

Desde el pasado 31 de diciembre, el 30% de los equipos de medida en España deberá reemplazarse por otros capaces de enviar información a través de las redes de comunicación

Con el cambio legislativo, el futuro de la energía eléctrica española está en las redes inteligentes Imagen cortesía de Ciena

El futuro próximo de la energía eléctrica en España pasa por el suministro a través de redes inteligentes, capaces de intercomunicarse entre sí, desde las estaciones al consumidor final. Estas redes denominadas Smart Grid, tienen como elementos clave los contadores inteligentes, capaces de transmitir la información de consumo a los equipos y elementos de la red de comunicación. En este sentido, el Plan del Ministerio de Industria establece que, desde el 31 de diciembre en España, todas las compañías eléctricas deberán ser capaces de proveer estos contadores inteligentes y un 30% de los equipos ya tendrá que haber sido sustituido. Para el año 2018,  la implantación deberá ser del 100%.
Las redes Smart Grid junto con los contadores inteligentes permitirán optimizar mejor los servicios a los clientes y conocer más en detalle el consumo en cada momento gracias a elementos como medidores, cámaras inalámbricas y otros dispositivos interconectados. Pero, para ello, será imprescindible contar con una infraestructura de TI escalable, fiable y segura. Ciena, el especialista en redes, analiza cómo deberían ser las redes de datos para los servicios eléctricos de próxima generación.
La apuesta por la mejora y optimización de las redes de suministro eléctrico está impulsando la modernización de sus infraestructuras de comunicaciones para maximizar su valor de red. Las redes de las empresas de servicios públicos actualmente suelen consistir en anillos SONET/ SDH que interconectan las subestaciones de los centros de control de red. Los dispositivos en las subestaciones están conectados a la red de comunicaciones mediante una amplia gama de interfaces heredadas costosas y poco flexibles y, además de los anillos de fibra, las redes generalmente se montan sobre líneas de cobre arrendadas y servicios inalámbricos de distinto tipo.
La evolución al Smart Grid está impulsando la necesidad de más capacidad y más control en la red, debido al rápido crecimiento del tráfico IP y Ethernet generado por las nuevas aplicaciones basadas en paquetes. Sin embargo, los actuales protocolos y el tráfico TDM no van a desaparecer a corto plazo, lo que significa que el enfoque de la modernización de la red debe ser una práctica que permita una evolución controlada, asequible y manejable de la infraestructura de hoy día a una de próxima generación.

Para esta evolución hacia el Smart Grid, Ciena, el especialista en redes, propone:

WDM para una red preparada para el futuro
Con unos requisitos de ancho de banda cada vez mayores, debido al aumento de aplicaciones de datos de medición, videovigilancia y optimización de rejilla, se está llevando a las redes troncales hacia la multiplexación por división de longitud de onda, o WDM (Wave Division Multiplex). WDM aprovecha la capacidad de la planta de fibra, proporcionando las bases para una red de transporte de servicios públicos con gran ancho de banda, flexible y escalable.

Ethernet orientado a conexión para un backhaul fiable y predecible
Ethernet es la tecnología de transporte más eficiente y rentable para manejar el creciente volumen de tráfico IP en redes empresariales de servicios públicos. Algunas de estas empresas, sin embargo, tienen dudas sobre la fiabilidad y la previsibilidad del transporte IP/Ethernet para datos de misión crítica. La tecnología basada en estándares de Ethernet orientada a conexión da respuesta a dichas dudas mediante «circuitos» predecibles de ingeniería del tráfico, los cuales proporcionan comunicaciones determinísticas consistentes.

Backhaul radio de Ethernet para una total cobertura del territorio
El último paso en esta práctica estrategia de modernización es conectar a los usuarios finales, los consumidores de Smart Grid, con los centros de datos y de control de la empresa de servicios públicos. En una Infraestructura de Medición Avanzada, o AMI (Advanced Metering Infrastructure), la red que se conecta a contadores inteligentes en el hogar o empresa suele ser una red inalámbrica (una red radio de malla, de telefonía móvil comercial o WiMAX) que actúa de enlace de las comunicaciones entre los medidores inteligentes y la red troncal, permitiendo el flujo de datos desde los clientes hacia la empresa de servicios públicos, y viceversa.
Estas soluciones suponen una base de comunicación de doble sentido que es altamente fiable y está siempre disponible, a la vez que es asequible de instalar y operar. De esta forma, las compañías de redes eléctricas optimizan mucho mejor la seguridad y la eficiencia de todo el sistema de suministro de energía; y los consumidores, además de recibir un mejor servicio, tienen un mejor control sobre su consumo eléctrico.

 

valorar este articulo:
Su voto: Nada Promedio: 5 (1 voto)

Enviar un comentario nuevo

Datos Comentario
El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
Datos Comentario
Datos Comentario
Enviar