El cálculo del coste total de propiedad en una recesión creciente

Fecha: Mié, 23/11/2011 - 13:32 Fuente: Por David Fernández, Country Manager España y Portugal para Microlease Plc.

Después de unos años difíciles, muchas empresas están empezando, por fin, a experimentar un crecimiento más fuerte. Sin embargo, mientras que las señales de recuperación empiezan a notarse lentamente en el sector, las empresas aún necesitan tener una estrategia sobre el control del coste total de propiedad centrada en su negocio. Esta estrategia garantizará el éxito y evitará que su capital se desperdicie, al mismo tiempo que permite conseguir los equipos que necesitan para seguir creciendo

El cálculo del coste total de propiedad en una recesión creciente

David Fernández, Country Manager España y Portugal para Microlease Plc.

Foto cortesía de Microlease

Con la búsqueda de mayor precisión y mayores frecuencias y velocidad en las pruebas, la compra de  equipos de alta tecnología, como los analizadores de espectro, redes y señal, puede ser una inversión extraordinariamente cara. Además, a pesar de los tipos de interés teóricamente bajos del mercado, la disponibilidad de capital está gravemente restringida, haciendo que el coste real del capital sea especialmente elevado, sobre todo para las empresas que están tratando de arrancar o que están sometidas a fuertes presiones económicas.

Calcular bien el coste
En la mayoría de los casos, tanto en las fases de diseño de un proyecto como en las de comprobación, desarrollo, puesta en marcha, producción o solución de problemas, conseguir la herramienta correcta resulta vital y puede afectar al éxito general del proyecto y, lo que es más importante, al ‘time-to-market’ o  tiempo de comercialización.
Sin embargo, y aunque no hay dudas sobre la necesidad de tener acceso al mejor equipo posible, el aspecto económico de su adquisición puede ser mucho más complejo de lo que muchos usuarios se imaginan. Para muchas empresas, encontrar fondos disponibles puede resultar difícil. Justificar el coste de los equipos caros puede ser también un reto, en especial porque la tasa interna de rendimiento (TIR) o “tasa crítica de rentabilidad” prevista en una organización estará normalmente muy por encima del tipo de interés.
En su informe de investigación titulado “El coste total de propiedad real de su equipo de pruebas”, Agilent Technologies llega a la conclusión de que: “A medida que las tecnologías son cada vez menos un elemento diferenciador entre los competidores y debido a que los departamentos de compras toman las decisiones basándose principalmente en los costes de adquisición, entender el coste real de propiedad es cada vez más vital para el éxito de una empresa”.

A la hora de evaluar una inversión, es importante reconocer que existen costes visibles e invisibles con los que, en ocasiones, la empresa se compromete sin darse cuenta. En primer lugar, está el coste visible de la compra del propio equipo. Encontrar directamente el capital supone un coste para la organización y, en función de las prioridades financieras de la empresa, puede ser un compromiso considerable. En segundo lugar, para estar seguro de los resultados y garantizar la conformidad del equipo con las normas relevantes, el usuario debe mantenerlo calibrado a lo largo de los años. Además, el usuario debe ocuparse de las reparaciones y asumir los riesgos a medida que el equipo envejece. Para las organizaciones con múltiples recursos, los costes de gestión, almacenamiento, seguimiento de los programas de calibración, desplazamientos de los equipos y mucho más, puede hacer necesario disponer de personal o software adicional, elevando aún más los costes. Durante la vida útil de un instrumento de pruebas de alta tecnología, la combinación de estos factores puede significar que el coste de propiedad total puede llegar a doblar el precio de compra del equipo.
A esto añadimos el hecho de que, a menudo, el equipo no se utiliza en todo momento y el coste es todavía más elevado. Un informe llevado a cabo por la firma de analistas Frost & Sullivan demostró que las tasas de utilización normales de los equipos de test y medición pueden llegar a un mínimo del 20 por ciento. De hecho, esto significa que, durante el 80 por ciento del tiempo restante, estos instrumentos están costando dinero pero se quedan sin utilizar.
Por este motivo, es perfectamente lógico que el usuario y el planificador de proyectos evalúen cada equipo de pruebas y se pregunten: ¿está justificada la inversión en coste de capital y los gastos de mantenimiento continuos por la cantidad de uso que se va a hacer del instrumento? O bien, ¿es mejor alquilar el equipo que necesitamos durante las etapas importantes del proyecto?.

Estrategias más inteligentes
Para beneficiarse de los últimos avances y conseguir un ‘time-to-market’ más rápido, cada vez más empresas se están planteando la forma de ahorrar en los costes con al reducción de su desembolso de capital inicial y con la introducción de nuevas maneras de reducir los gastos acumulables. En términos reales, esto implica analizar con más detalle las necesidades y el uso de los equipos.
Un enfoque prudente es comenzar por calcular cuál es el periodo de tiempo de uso previsto para el equipo. Aunque puede que esto resulte difícil de calcular con exactitud, clasificar el equipo dentro de los elementos que se necesitará durante un periodo fijo, de vez en cuando o de forma continua durante muchos años, puede proporcionar un buen punto de partida. También es importante incluir el factor de la probabilidad de caducidad y si  dentro de un tiempo será necesario adquirir un modelo actualizado.
En lugar de comprar equipos como primera opción, muchas empresas están cambiando ahora a las soluciones de alquiler para ganar mayor flexibilidad y la posibilidad de ahorrar dinero. Una de las mayores ventajas para los usuarios es que tienen más posibilidades de cambiar de equipo en distintas etapas de un proyecto y, de ese modo, hacer frente a los altibajos tan frecuentes que hay en el clima económico actual. La rapidez y la sencillez son también ventajas del alquiler; aprovechar al máximo los equipos más avanzados disponibles en el momento adecuado y con el mínimo trastorno para la organización.

Aligerar la carga
Otras cuestiones claves están relacionadas con el presupuesto, en especial la forma de financiar los equipos. ¿Cuál es el presupuesto disponible y qué efecto tendrá un pago considerable en el flujo de caja de la compañía en general? Incluso cuando lo más probable es que el equipo se utilice de forma continua, siguen existiendo formas de reducir la carga económica sobre la empresa. Las opciones de leasing facilitan el uso del equipo pero cuentan con servicios de asistencia integrados como la distribución del coste del equipo durante un periodo de tiempo y la eliminación de las presiones de la calibración, reparación y seguimiento de programas, que permiten a los usuarios concentrarse en las tareas principales.
Cambiar la forma de adquisición del equipo no es un proceso sencillo para la mayoría de las empresas porque puede ser necesario un cambio cultural profundo. Sin embargo, en un momento en el que las soluciones de pruebas están evolucionando y mejorando rápidamente, para mantener el ritmo de la demanda para los sectores de alta tecnología, sopesar las opciones de adquisición para asegurarse los equipos más avanzados es un proceso cada vez más esencial.
Del mismo modo, en este clima continuo de inseguridad económica, la evaluación y reducción del coste total de propiedad en las adquisiciones futuras resulta fundamental tanto para las empresas como para los usuarios, con el fin de proteger el capital y permitir a los usuarios conseguir el equipo adecuado en el momento correcto.

valorar este articulo:
Su voto: Nada

Enviar un comentario nuevo

Datos Comentario
El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
Datos Comentario
Datos Comentario
Enviar