La Comisión Europea insiste en que España no posponga el abaratamiento de las tarifas móviles

Fecha: Sáb, 10/03/2012 - 11:48 Fuente: Dpto. de prensa de la Comisión Europea

La Comisión Europea ha suspendido los planes del regulador español de las telecomunicaciones (la CMT) de retrasar un año la introducción de unas tarifas de terminación móvil (TTM), las que se aplican entre sí las redes móviles por la entrega de llamadas vocales, más reducidas

La Comisión Europea insiste en que España no posponga el abaratamiento de las tarifas móviles Neelie Kroes, Vicepresidenta de la Comisión Europea

Estos costes acaban siendo repercutidos en los precios que abonan consumidores y empresas por las llamadas. La CMT pretendía retrasar la reducción de las tarifas hasta enero de 2014, un año después de la fecha recomendada por la Comisión. El retraso propuesto por la CMT podría significar un año más de precios innecesariamente elevados para los usuarios del móvil en España en un momento en el que los consumidores españoles ya se encuentran seriamente afectados por la crisis económica.
Con arreglo al calendario indicado en la Recomendación sobre tarifas de terminación de 2009 de la Comisión, debían aplicarse unas tarifas de terminación móvil orientadas a los costes en toda la UE a más tardar el 31 de diciembre de 2012. Estas TTM debían fijarse en un nivel equivalente a lo que le cuesta terminar llamadas en su red a un operador eficiente. En muchos países, España entre ellos, las TTM son actualmente mucho más elevadas. La CMT ha propuesto prolongar en un año el período de transición a fin de proteger los intereses del sector de la telefonía móvil en España.
La Comisión no comparte el argumento de la CMT de que una fuerte reducción de precios en diciembre de 2012 tendría un impacto demasiado negativo sobre dicho sector. En opinión de la Comisión, el regulador español no ha demostrado que se justifique prolongar el plazo, en particular teniendo en cuenta que el período de adaptación al nuevo enfoque sobre las TTM comenzó en 2009. En el escrito remitido hoy a la CMT, la Comisión explica que esta propuesta no se ajusta a los principios y objetivos de la normativa sobre telecomunicaciones de la UE, que exige que los Estados miembros promuevan la competencia y los intereses de los consumidores en la UE, así como el desarrollo del mercado único.
Neelie Kroes, Vicepresidenta de la Comisión Europea, ha declarado: «Los consumidores españoles no tienen por qué pagar más de la cuenta por las llamadas móviles, sobre todo en un momento de dificultades para la economía nacional. El sector ha tenido ya tres años para adaptarse, y no se puede justificar otro año de demora. ».
La posición de la Comisión en este asunto constituye un nuevo ejemplo del uso de las nuevas competencias en relación con las medidas nacionales que le otorga el artículo 7 bis de la Directiva sobre telecomunicaciones. La CMT dispone ahora de tres meses para trabajar en la solución de este asunto con la Comisión y el Organismo de Reguladores Europeos de las Comunicaciones Electrónicas (ORECE).
 
Antecedentes
En febrero de 2012, la Comisión recibió la propuesta de la CMT que contenía sus planes para regular los mercados de terminación móvil en España. En ella se incluía un control de precios que especificaba el cálculo de las tarifas de terminación móvil y exigía que los operadores aplicaran en España unas tarifas plenamente orientadas a los costes para el 1 de enero de 2014, es decir, un año después del plazo recomendado por la Comisión en su Recomendación de 2009.
La Comisión ha preparado este escrito de «serias dudas» por no parecerle justificado el retraso en la introducción de las tarifas plenamente orientadas a los costes. En particular, la Comisión considera que la CMT no ha tenido en cuenta adecuadamente los intereses de los consumidores. Además, subraya que su Recomendación sobre terminación de 2009 ya preveía un período transitorio hasta el 31 de diciembre de 2012, con la intención de que el sector pudiera adaptarse al nuevo planteamiento recomendado y de atenuar cualquier posible efecto negativo del mismo.
Acogiéndose a las nuevas competencias que le otorga el artículo 7 bis de la Directiva marco, la Comisión, en estrecha cooperación con el ORECE, negociará con la CMT a lo largo de los próximos tres meses cómo modificar su propuesta para que se ajuste al Derecho de la UE. Mientras tanto, su aplicación queda en suspenso.
La nueva normativa permite asimismo a la Comisión adoptar otras medidas de armonización en forma de recomendaciones o decisiones (vinculantes) en caso de persistir en la UE a largo plazo las divergencias en los planteamientos de los reguladores nacionales, en particular en las soluciones que adoptan.

 

valorar este articulo:
Su voto: Nada

Enviar un comentario nuevo

Datos Comentario
El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
Datos Comentario
Datos Comentario
Enviar